NOSOTROS

un americano y una catalana con un sueño compartido

El Orri es el resultado de un sueño compartido entre dos personas: Arif, un arquitecto americano de Chicago, y Marta, una filóloga catalana de Sant Cugat del Vallès.

Antes de crear nuestra casa rural en el Pirineo francés, vivíamos en un piso viejo que habíamos comprado y renovado en el casco antiguo de Barcelona. Los dos trabajábamos como autónomos, dando clases de idiomas y haciendo traducciones para las administraciones, las universidades, las empresas y algunos particulares. En aquella época no teníamos coche; nos desplazábamos por la ciudad en bici. Para escapar de la rutina, salíamos a patinar por la Barceloneta, practicábamos la natación en las piscinas municipales de Montjuic y salíamos al mar con nuestras tablas de windsurf desde el Puerto Olímpico. Si disponíamos de más tiempo, íbamos a la montaña, a menudo al Pirineo, donde hacíamos travesías a pié, en bici o en esquís.

Durante más de 10 años vivimos en la gran urbe. A los dos nos gustaba Barcelona, pero sabíamos que en el fondo no éramos urbanitas. En vez de aprovechar la oferta de la ciudad como otra gente que conocíamos, soñábamos con instalarnos en el Pirineo para vivir más cerca de la naturaleza y poder practicar las actividades de montaña que tanto nos gustaban.
En el año 1996 decidimos empezar la búsqueda de una casa para realizar un proyecto de turismo rural. Nos hizo falta un año para encontrar la antigua masía que se convertiría en el Orri, y siete años más para diseñar el proyecto de rehabilitación, conseguir los permisos y el crédito, encontrar los distintos profesionales y llevar a cabo las obras.

Hoy todo esto es historia. Vivimos y trabajamos en el Orri en el entorno privilegiado de la Cerdagne francesa. A lo largo de los años, nos hemos acostumbrado a llevar nuestra casa de turismo rural: hemos aprendido a cocinar, a gestionar reservas, a tratar con proveedores y clientes, a relacionarnos con administraciones... Pero sobre todo, hemos aprendido que el turismo rural es un negocio basado en las personas. Cuando decidimos vivir con nuestra puerta abierta al público, no nos imaginábamos hasta que punto esta decisión nos abriría el espíritu.
Marta en su salsa Caline y Marta
Arif cortando el pavo de Navidad Arif abriendo el camino
Marta con raquetas en la valle Marta y Caline busquen el camino
RESERVAR PAGAR REGALAR CONTACTAR