MANIFIESTO

otro modelo es posible


"No heredamos la Tierra de nuestros antepasados; nos la prestan nuestros hijos."

En la actualidad, somos muchos en el primer mundo a tener la suerte de disponer de más de todo que nuestros antepasados (más comida, más cosas, más confort, más tiempo libre), pero a la vez nuestras vidas se han hecho más complicadas. Mientras ellos vivían en contacto con la naturaleza, nosotros estamos muy alejados de ella. Mientras ellos pasaban apuros para llegar a cubrir las necesidades básicas, nosotros luchamos con conceptos abstractos como 'capacidad adquisitiva baja' y 'falta de confianza del consumidor'. Para ellos, la felicidad era tan sencilla como disfrutar de una buena comida o de una cama caliente; para nosotros, se ha convertido en un concepto inaprensible ligado a nuestra búsqueda sin fin de ganancias materiales.

La sociedad de consumo contemporánea se basa en el mito de que el crecimiento económico continuo es bueno para todo el mundo. Allá donde miramos, nos bombardean con el mensaje de que la felicidad se obtiene con la posesión de bienes materiales y constantemente nos incitan a adquirirlos. Este ciclo produce una voracidad insaciable que nos lleva a explotar más los recursos naturales y a contaminar más que nunca, de modo que estamos causando un daño irreparable al medio ambiente.

Como resultado directo de nuestra actividad, el calentamiento de la Tierra es ahora una realidad palpable y muchos expertos creen que vamos hacia una crisis irreversible. El sentido común nos dice que debemos 'hacer algo', pero seguimos empeñados en mantener nuestros hábitos de consumo ignorando las consecuencias de nuestra actividad.

Es hora de empezar a invertir esta tendencia. Si queremos garantizar una vida mejor para la próxima generación, debemos reconocer que todos formamos parte del ecosistema delicado que llamamos la Tierra y que todos compartimos la responsabilidad de preservarla. En vez de perseguir el mito de que más es siempre mejor, necesitamos recuperar una apreciación por el valor real de las cosas, aprendiendo a consumir menos y buscando otras vías para conseguir la felicidad que sabemos que no nos aportará la sociedad de consumo.

En el mundo actual, la ecología es más que una filosofía idealista para amantes de la naturaleza; trabajar juntos para reducir nuestro impacto colectivo sobre el planeta es la mejor opción para un futuro sostenible, y nos interesa a todos.
vista de la Cambre d'Aze estres urbano
el GR10 saliendo de Planès contaminación del aire
el Pic del Orri en la valle de Planès la libertad de la carretera
el Orri en su entorno el pollo industrial en su entorno
RESERVAR PAGAR REGALAR CONTACTAR